Se dijo hace veinticinco años que debíamos correr, actuar urgentemente a velocidades nunca vistas por que se acumulaban gases de efectos invernadero en la atmosfera en cantidades que iban a romper con la armonía del sistema climático del planeta tierra. Hoy en día se ha reconocido que nos aproximamos aceleradamente a lo que se conoce al punto de no retorno, explico en entrevista al Canal Vos Tv, el experto y Secretario Ejecutivo de la Mesa Nacional para la Gestión de Riesgo (MNGR), Denis Meléndez Aguirre.

Indicó que, aunque cesaran las emisiones de gases de efecto invernadero el mal ya está hecho, y están dadas todas las condiciones para que la temperatura promedio global siga en ascenso. Esto significa que millones de personas se verían afectadas a lo largo del planeta tierra.

Nunca olvidemos, acotó, que las estadísticas muestran que el 70% de la población global viven en ciudades costeras marítimas y uno de los efectos adversos es justamente el incremento del nivel medio del mar, es decir que quienes viven en lugares costeros marinos están en mayor nivel de exposición.

Para quiénes pensábamos que los casquetes polares o los picos en las montañas más elevados donde hay hielo iban a estar a perpetuidad, ya pudimos enterarnos que estábamos equivocados, pues se están derritiendo y el agua se está incorporando en los océanos y ahí hay un impacto muy negativo en los seres vivos que viven en el océano, de la seguridad alimentaria para millones de personas, de los medios de vida, en fin estamos ante escenarios que resultan dramáticos pero es la obra que han construido quienes creen en un modelo nada humano, reflexionó Meléndez.

Asegura que será a los jóvenes de hoy a quienes les corresponderá vivir sobre condiciones climáticas muy adversas, es una tremenda responsabilidad, son escenarios de los más severos y es urgente a propósito de la COP 25 que tomen en serio que no se convierta en una sesión más, van discuten y los acuerdos que adoptan no se corresponden con la realidad, hemos llegado al punto de no retorno.

Dijo que un estudio detalla que si los líderes mundiales no hacen nada por frenar el cambio climático la juventud va a fijar los ojos en esos líderes mundiales porque son los que tiene vos y voto en las conferencias mundiales.

El resultado de ese estudio evidencia lo que estamos viviendo y la gran responsabilidad, la mayor de todas recaen sobre los líderes de las 40 economías más vigorosas del mundo, porque son justamente esos modelos económicos los que han puesto al planeta tierra al borde del despeñadero, porque son los países más más industrializados los que tienen la mayor responsabilidad.

Asegura que debemos seguir trabajando a pasos acelerados, no podemos seguir haciendo las acciones muy lentamente porque el fenómeno va a una velocidad impresionante. Nos acercamos a condiciones climáticas muy severas y todos tenemos la responsabilidad, y particularmente las nuevas generaciones, crear otras condiciones que permitan vivir bajo condiciones agradables en este planeta.

Países como Nicaragua son emisores mínimos con relación a la incorporación de gases de efecto invernadero no obstante hay que retomar los planes, para seguir trabajando en función de acercar la matriz energética a un 90/10, es decir 90 % generación de energía eléctrica limpia y un 10% quemando sustancias fósiles, aunque aclara que lo ideal es que fuera 100% energía limpia.

Finalizó diciendo que las actividades económicas como la agricultura y la ganadería no pueden seguir siendo extensivas porque disemina esa sustancia llamada metano, uno de los gases de efecto invernadero que ocasiona parte del daño que estamos enfrentando. “No podemos seguir con la labor depredadora de los bosques, debemos cuidar lo que tenemos, recordemos que el país pierde anualmente entre 72 mil y 75 mil hectáreas, esa es una cantidad enorme, principalmente si partimos que Nicaragua no hay una industria del mueble, obviamente es una labor depredadora que no le deja rédito al país”.

Leave a Reply