Las mujeres son responsables de más de la mitad de la producción de alimentos en el mundo, sin embargo, sólo el 14% de ellas son propietarias de tierras (de acuerdo a cifras de FAO y ONU Mujeres), en Nicaragua, las mujeres como agricultoras representan el 23% con  áreas que van de 0.5 a 20 manzanas (CENAGRO 2011). Cada 15 de octubre, se conmemora el Día de las Mujeres Rurales y el Día Mundial de la Alimentación, y conforme a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La organización aliada de la Mesa Nacional para la Gestión del Riesgo de Nicaragua (MNGR) We Effect, asegura que mientras el mundo atraviesa una crisis social y alimentaria sin precedentes, el rol de las agricultoras indígenas y campesinas es clave para enfrentar la recuperación. Sin embargo, no se les está asegurando las condiciones ni las garantías necesarias que demandan para la producción alimentaria.

Lea: ¿Qué puede pasar con los sobrevivientes del Covid 19?

We Effect asegura que además de su rol en la alimentación, las mujeres campesinas e indígenas son fundamentales en la protección del medio ambiente y la defensa de la tierra y del territorio. Por este rol clave, es que son particularmente criminalizadas por corporaciones extractivistas, lo que requiere medidas urgentes de protección de parte de los Estados para que puedan realizar su trabajo sin poner en riesgo su vida, ni la de sus hogares y sus comunidades.

 

Para mitigar los impactos de la crisis se requieren políticas públicas que privilegien la sostenibilidad, la inclusión y el liderazgo transformador de las mujeres. Las mujeres campesinas e indígenas deben tener acceso a activos productivos, servicios financieros, asistencia técnica, y servicios de comercialización, además de políticas públicas de protección social que reduzcan efectivamente su situación de precariedad, señala We Effect.

De acuerdo a Naciones Unidas, el hambre a nivel global se duplicará y 500 millones de personas estarán en riesgo de caer en situación de pobreza, por lo que se requiere tomar medidas decididas para asegurar el derecho a la alimentación, sobre todo de las personas más vulnerables. Para esto, el establecimiento y fortalecimiento de programas de apoyo a la producción campesina e indígena, acceso a tierras, riego y semillas pueden ser una gran herramienta para fortalecer el sector.

Por su parte, la Unión de Cooperativas, Las Brumas y Comisión Huairou en  Jinotega,  Nicaragua, expresan un saludo a todas las mujeres del mundo, hoy es un día para reflexionar sobre el trabajo de las mujeres para garantizar el sustento de las familias y sus comunidades. “Hoy es un día de los tantos que vivimos, sembrando y produciendo en tiempos de pandemia, cultivando nuestras semillas criollas nuestras plantas medicinales, como uno de nuestros saberes ancestrales”, manifiestan las organizaciones. Señala que las mujeres rurales no tienen prestaciones sociales, y no cuentan con mucha tierra.

 

Leave a Reply