aa_140314Darle seguimiento a las negociaciones de Naciones Unidas sobre cambio climático desde el Centro Hulboldt, mantuvo ocupada a Mónica López Baltodano durante tres años, labor que realizó con mucha beligerancia y dedicación desde que asumió la representación de la Red Observatorio de la Sostenibilidad Suswathc, instancia que pertenece a la Alianza Nicaragüense ante el Cambio Climático (ANACC).

Asegura que desempeñar esta labor resultó una gran escuela, porque le permitió entender cómo funciona la política internacional, las posiciones de los países y cómo es tan complicado construir consensos sobre temas tan complejos como el cambio climático.

Desde esta experiencia pudo observar las enormes debilidades que tienen las delegaciones de los países centroamericanos, los países pequeños que nunca van estar en condiciones de igualdad a la hora de negociar temas tan complicados y con tantos subtemas de negociación.

Para esta joven experta en el tema de cambio climático el proceso global de negociación ha dejado, entre tantas lecciones aprendidas, que pese al crecimiento que ha tenido la organización de sociedad civil, sigue siendo insuficiente, en tanto no aglutina a otros sectores de la sociedad que deberían estar involucrados en ese proceso.

Desde su percepción, la participación es importante no solo para influir en el ámbito internacional sino porque tienen que estar vinculados desde el quehacer nacional, particularmente las organizaciones sindicales, magisteriales, movimientos de jóvenes, entre otros.

Señala que  “una percibe que las organizaciones que están más presentes son las ONG, algunas instituciones de investigación, pero hay un sinnúmero de movimientos sociales y de organizaciones como cooperativas que están haciendo trabajo local, territorial, que están lidiando con los impactos del cambio climático, pero que todavía no conectan su experiencia local con las decisiones de políticas públicas nacionales e internacionales”.

¿Quién lleva los posicionamientos técnicos a estos espacios de negociación?

La especialista identifica en las posiciones de Nicaragua “posiciones muy políticas y el trabajo técnico muy escaso”.  Explica que Nicaragua llega a decir políticamente que nuestros países son vulnerables y que requieren recursos para la adaptación pero hasta la fecha no tiene una propuesta de Plan Nacional de Adaptación y no tiene una Comisión Nacional de Cambio Climático, o sea que la práctica política no es consistente con el discurso político.

Asegura que Nicaragua por su cercanía con los países del Alba tiene posiciones bastante presentes y visibles en las negociaciones, a diferencia de otros países de la región, sobre todo en los últimos años ha tenido planteamientos bastantes consolidados sobre financiamiento climático, algunos de ellos muy positivos desde el punto de vista de las comunidades vulnerables.

Pese a ese reconocimiento, Mónica López explica que existe una disociación entre el discurso político internacional y la práctica nacional y eso sí lo considera un problema porque el país debería tener avanzado su proceso de planificación de adaptabilidad nacional, tener un fondo nacional para Cambio Climático, tener algún trabajo con las empresas que son altamente contaminantes en el país y hasta ahora nada de eso es visible.

¿Ante quién presenta ANACC sus recomendaciones?

La Alianza Nicaragüense Ante el Cambio Climático cada vez que le toca asistir a Foros internacionales para abordar el tema de cambio climático, se reúne con la delegación oficial de gobierno y presenta sus planteamientos pero en nombre del Foro Centroamérica Vulnerable, Unida por la Vida, que es un Foro que aglutina a seis redes centroamericanas que trabajan el tema de Cambio Climático, entre ellas la ANACC.

Para López Baltodano ese Foro ha hecho esfuerzos por unificar actores importantes en Centroamérica pero señala que aún hace falta profundizar más los mensajes políticos y las exigencias.

Agrega: “Creo que muchos de nuestros planteamientos han quedado en la generalidad y ahora realmente necesitamos entrar en una etapa en la que hagamos exigencias para Centroamérica mucho más concretas, específicas, que se conviertan en un compromiso para los gobiernos centroamericanos. Yo siento que eso está en proceso de evolucionar, nada de esto se estaría discutiendo si no fuera porque en algún momento se planteó la idea de tener un Foro Centroamericano, del cual tenemos ahora seis redes que participan en él y que este año  incorpora a representantes de Panamá y Costa Rica, es un Foro en crecimiento, lo cual es muy positivo para la Región, considerando lo vulnerables que somos a los impactos climáticos”.

Desafíos de Nicaragua ante la COP 20 a realizarse en Perú

Para Mónica López Baltodano el primer gran desafío de Nicaragua, visto desde las organizaciones, es que pese a las debilidades y desilusiones que se tienen con el proceso multilateral en Naciones Unidas, no tenemos que desanimarnos, por el contrario, debemos estimular una participación masiva en ese proceso, no solo propiamente llegando a la COP sino que hacer un proceso de incidencia en nuestros gobiernos nacionales de forma temprana y llegar a la COP con un Plan, el que ya se está elaborando desde una iniciativa que se llama Construyendo Puentes, que es una iniciativa que busca articular a países de Latinoamérica, pero que todavía no tenemos articulado como ANACC como llevarlo a cabo.

Retos de ANACC

Si a Mónica López le tocara resumir los retos de la ANACC, diría que hace falta promover el Plan Nacional de adaptación ante la Cambio Climático; profundizar la discusión sobre las medidas de mitigación en Nicaragua ¿cómo vamos hacer con las actividades que son altamente contaminantes en el país y cómo vamos hacer frente a nuevos proyectos de inversión que se mencionan y que van a tener un impacto desde el punto de vista de las emisiones?, ejemplo: la exploración petrolera, la construcción de una refinería, el crecimiento de la minería, el Canal Interoceánico.

Para esta ambientalista, trabajar en serio el tema de Cambio Climático requiere necesariamente  empezar a cuestionar el modelo de desarrollo del país y que tanto contribuye al calentamiento global.

Considera que otro aspecto importante es que se debe empezar a tener una discusión sobre la creación de fondos propios para la adaptación climática “sabemos que los procesos internacionales no están produciendo los recursos financieros que necesitamos y por tanto necesitamos empezar a generar fondos propios y eso nos lleva a discutir sobre el establecimiento de impuestos al carbono, impuestos a la industria que  es altamente emisora de carbono y ese es un debate que no lo hemos querido dar internamente”.

¿Cómo ve Mónica López a la ANACC ahora que se separa de ella?

“Creo que es un espacio importante, la diversidad de opiniones y la diversidad de orígenes de los miembros lo hace un espacio único en Nicaragua, espero que pueda seguir creciendo y consolidándose. Desde el punto de vista personal ha sido una enorme oportunidad para profundizar el conocimiento sobre los verdaderos problemas ambientales y climáticos que enfrenta el planeta, la humanidad. Me ha ayudado a profundizar mi cuestionamiento al sistema económico. Estoy convencida de que el sistema económico predominante en nuestra sociedades es generador de profundas injusticias, inequidades, deterioro de nuestras calidades de vida y creo que eso nos tiene que forzar a profundizar la discusión de qué tipo de sociedad queremos vivir, qué tipo de humanidad queremos crear y creo que la ANACC ha sido un espacio importante para avanzar en esas reflexiones”.

Leave a Reply