El deslave del 4 de octubre de 1876

El_Correo_041017El 4 de octubre de 1876, como resultado de una lluvia intensa se desarrolló un deslave de proporciones enormes para la época. El evento se originó en las proximidades de un sitio conocido como el Valle de Ticomo, entre los kilómetros 8 y 9 de la carretera sur de la ciudad de Managua. Entonces, ésta era una suerte de poblado, muy pequeño, una provincia decían algunas personas. La población de esa época denominó al evento como un aluvión, y lo asociaron casi inmediatamente a la costumbre y fe cristiana católica. El Diario granadino El Correo ofrece una nota periodística: El gran aluvión de Managua en el año de 1876. Se puede acceder a ésta a través de la dirección siguiente:

http://elcorreonicaraguense.blogspot.com/2011/07/el-gran-aluvion-de-managua-en-el-ano-de.html

Desde ese año en adelante, la población de la ciudad de Managua esperaba cada 4 de octubre para vivir los efectos de una lluvia intensa. La creencia alimentada popularmente y transmisión verbal era que particularmente cada 4 de octubre debía llover torrencialmente. El fenómeno fue denominado como el cordonazo de San Francisco, era una suerte de tradición. Recordemos que el santoral de la iglesia católica dice que el día es dedicado a ese santo. De allí se deriva la alusión popular a este fenómeno que se ha ido disipando, perdiendo en el tiempo, afortunadamente.

CA_se_preparaAhora podemos reconocer más diáfanamente que se ha ido perdiendo la referencia del evento que ocurrió en el año 1876. Este trozo de la historia de la ciudad no está suficientemente documentada. Esta creencia, aunque lejana, todavía sobrevive, particularmente entre las personas con más edad. El evento que durante años fue conocido como el aluvión en realidad fue un deslave de proporciones enormes para esa época, prácticamente arrasó con todo lo que encontró a su paso, así lo describe la crónica escasa de la época. Se afirma que empezó en el Valle de Ticomo, tomó la dirección hacia Managua y atravesó la ciudad, particularmente en el área occidental, la corriente de lodo y desechos avanzó hacia el lago Xolotlán, o de Managua. Fue dramático, según los trozos de testimonios que fueron publicados.

Ha propósito del santo, y no del evento, Rubén Darío (1867 – 1916), padre de una escuela literaria denominada el Modernismo hispanoamericano, nos ofrece   -entre su obra vasta- un poema titulado Los motivos del lobo, probablemente escrito en el año 1913. Es una recreación artística de un pasaje de la vida de San Francisco. Es un diálogo entre el santo y un lobo, con la boca espumosa y el ojo fatal, que permite ubicar en la agenda asuntos de la vida terrenal y cotidiana. El santo Francisco y el lobo, ambos hermanos, llaman nuestra atención con relación a las normas de vida, pero particularmente hacia normas de convivencia no apropiadas que ocasionan un daño devastador al ambiente y sus diferentes formas de vida.

Debemos tener presente que la esencia de los fundamentos sobre los que se erige la vida ejemplar del hermano Francisco es el amor hacia todos los seres vivos, y no. Es la consagración de la vida al cuido de la naturaleza. Todo hace indicar que San Francisco no utilizaba el cordón para el castigo, más aún no utilizaba ese método, él era de diálogo, otorgaba prioridad al amor hacia la vida. En consecuencia, resulta fácilmente la duda respecto a lo justo de dedicar a un santo –y estas virtudes- un evento climático que deriva en desastre.

Más recientemente el Santo Padre, Francisco, nos ha ofrecido la carta Encíclica Alabado Seas sobre el cuidado de la casa común. La esencia sobre la que se fundamenta ésta es el testimonio de San Francisco con relación a los desafíos esenciales de La Madre Tierra. Con una prosa sencilla, pero profunda, aborda los asuntos más complejos que aquejan actualmente a la Creación, a la casa común. Uno lee el texto y pareciera que es una conversación sencilla de asuntos complicados. Tanto el Santo Francisco como su santidad el Papa Francisco llaman nuestra atención sobre la base de un diálogo directo, ajena a las características del entuerto, o del vericueto. Reitero, no he encontrado la utilización del flagelo, del castigo con el cordón, del golpe, del método compulsivo, sino un lenguaje que se fundamenta en el amor, en el derecho a la vida de todos los seres que habitan en la Casa Común: La Madre Tierra.

Entre el sábado 19 y el domingo 27 de septiembre de 2015- el Papa Francisco cumplió con una agenda de trabajo extensa, e intensa. Compartió ideas básicas con relación a los escenarios de riesgo que enfrenta la Casa Común.  Criticó fuertemente el modelo económico que se fundamenta en la extracción y explotación de los recursos naturales, y consecuentemente ha lesionado dramáticamente a la Madre Tierra. Nuevamente llamó nuestra atención para que en el centro   de la preocupación   -y los caminos posibles hacia el desarrollo-   se ubiquen a la persona. Pareciera que de nuevo se ha llevado a cabo un diálogo entre Francisco y el lobo, con su boca espumosa y el ojo fatal.

Entonces, retornemos al 4 de octubre. Durante varios años se denominó incorrectamente a la lluvia intensa de este día como el cordonazo de San Francisco. El Santo tuvo vocación hacia el cuido de la Casa Común. La lluvia intensa es parte del sistema climático. Si sobre la base de este fenómeno natural se desarrolla un evento como el deslave, entonces, debemos analizar, estudiar, reflexionar, porqué se ha producido éste. Casi seguro la actividad humana a creada condición material para un escenario de riesgo que ante una lluvia intensa –fenómeno natural- se derive en un deslave, evento que puede tener como desenlace un desastre. Es evidente, San Francisco predicó profundamente con el ejemplo, en el centro de su vida estaba la naturaleza su amor por la vida.

Durante el desarrollo de nuestra vida cotidiana debemos tener presente que algunos seres humanos contribuimos socialmente al proceso de construcción de escenarios de riesgo a desastres. En consecuencia, estamos obligados al reconocimiento del riesgo, o de los riesgos. El 4 de octubre de 1876 se produjo un deslave que tuvo origen en Ticomo, al sur de Managua. Seguramente la actividad humana fue creando condiciones para le evolución del evento. Es totalmente incorrecto, e injusto, asociar este evento a un Santo que por excelencia dedicó su vida al cuido de la naturaleza. También debemos tener presente que los seres humanos podemos interactuar en los procesos de deconstrucción social del riesgo.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.