El 13 de octubre

NASA_clima_170616El 22 de diciembre de 1989 los Estados miembros del Sistema de la Organización de Naciones Unidas (ONU) designaron el segundo miércoles de octubre como Día internacional para la reducción de los riesgos a desastres. La decisión de la Asamblea General fue adoptada con el fin de promover una cultura mundial para la reducción de los desastres. Se incluye la prevención y mitigación, las acciones y actividades de preparación. Esta fecha fue observada anualmente desde 1990 hasta 1999.

Desde el inició de esta fecha -hace ya 25 años- este día se ha transformado en una actividad del ámbito mundial de gran importancia. Es un esfuerzo orientado para aumentar el grado de sensibilización en torno a los escenarios de riesgo. Se ha celebrado de diversas formas para alentar y promover esfuerzos dirigidos a establecer comunidades y naciones más resilientes frente a los desastres.

La edición del año 2016 –por ejemplo- marcó el lanzamiento internacional de la campaña Sendai siete.  Ésta se centró en los siete objetivos establecidos en el Marco de Sendai para la reducción de riesgo a desastres 2015 – 2030. El primero de los cuales es reducir la mortalidad de los desastres. La campaña Sendai siete representa una oportunidad para que todos los actores sociales, incluidos los gobiernos nacionales y locales, los grupos comunitarios, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, las organizaciones internacionales y la familia de la ONU promuevan las mejores prácticas existentes. La esencia es la reducción de los escenarios de riesgo a desastres, aportar el desarrollo de las naciones, y la reducción de las pérdidas que éstos ocasionan en diferentes latitudes.

Se afirma que a nivel mundial, las mujeres y los niños y niñas tienen hasta 14 veces más probabilidades que los hombres de morir en un desastre y aproximadamente el 60% de las muertes maternas prevenibles y evitables 53% de los menores de 5 muertes tienen lugar en situaciones de conflicto y de desastre. Otros grupos afectados de manera desproporcionada incluyen a las personas que viven con discapacidad, las personas mayores y los pueblos indígenas.

Como parte de los compromisos derivados del Marco de Sendai están las prioridades para la acción:

Prioridad 1: Comprender el riesgo de desastres.

Prioridad 2: Fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres para gestionar dicho riesgo.

Prioridad 3: Invertir en la reducción del riesgo de desastres para la resiliencia.

Prioridad 4: Aumentar la preparación para casos de desastre a fin de dar una respuesta eficaz y para “reconstruir mejor” en los ámbitos de la recuperación, la rehabilitación y la reconstrucción.

A seguir aportando para la reducción gradual, pero acelerada, de los escenarios de riesgo. Este es el desafío.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.